Comunicamos




Comunicado


Imprimir Enviar
25 de noviembre de 2016 - 9:41 am
Tiempo de lectura: 2 minutos | No. de palabras: 383 | 9742 visitas

Históricamente la violencia de género se la ha concebido como la agresión dirigida a las mujeres (niñas, adolescentes, adultas, adultas mayores) que afecta al rol femenino establecido desde la sociedad.

Las luchas puntuales de organizaciones en todo el mundo por reducir y erradicar este tipo de violencia, se institucionalizó hace más de 70 años en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

En Ecuador, en septiembre de 2007, el presidente de la República firmó un Decreto que disponía la elaboración del Plan Nacional para la Erradicación de la Violencia de Género contra niñas, niños, adolescentes y mujeres, en el que trabajarían conjuntamente cinco ministerios y los Consejos de Igualdad de Género e Intergeneracional. Su implementación como una política de Estado tendría un enfoque de derechos humanos  en el ámbito ejecutivo, legislativo y judicial.

Uno de los cinco ejes de este Plan, es el de la transformación de patrones socioculturales, cuyo objetivo es transformar el imaginario social y las prácticas que naturalizan la violencia de género contra niñas, niños, adolescentes y mujeres, mediante procesos de sensibilización e información.

Años más tarde la Asamblea Nacional aprueba la Ley Orgánica de Comunicación y se crea el Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación-Cordicom que establece mecanismos para la promoción de los derechos a la información y comunicación.

Entre los principales alcances, está justamente la reformulación de los patrones socioculturales que se transmiten mediante mensajes violentos, discriminatorios y sexistas.

Desarrollamos un marco normativo para garantizar la difusión de contenidos que promuevan la igualdad de género y la interculturalidad, y fomentamos que diversas comunidades y segmentos de la población, socialmente excluidos y discriminados participen en espacios de los medios de comunicación.

Hemos logrado disminuir los contenidos violentos, sexistas y discriminatorios en horarios cuando niñas, niños, adolescentes y mujeres miran programas y publicidad en canales de televisión nacional.

Reconocemos el impacto que causa una comunicación responsable en la vida cotidiana de sociedades que replican patrones socioculturales. Reconocemos también el sueño de muchas mujeres ecuatorianas de vivir dignamente en igualdad de condiciones.

A ellas les reiteramos nuestro compromiso de seguir promoviendo y consolidando sus derechos a una información participativa e incluyente y de no decaer en esta lucha contra la violencia de género y la discriminación a niñas, niños, adolescentes y mujeres, que hoy celebramos.

Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación

Deja un comentario